Saltar al contenido

Usa el hábito escénico a tu favor

enero 21, 2020
5 (100%) 1 vote

Lo difícil debe hacerse habitual, lo habitual, fácil, lo fácil bello. Con esto me refiero a que el hábito mediante la repetición y el ensayo debe acabar siendo parte de nuestro arte. No se puede confundir el hábito con la monotonía. Y es que en el teatro se necesitan muchos ensayos para que la obra se dé con el tempo y la progresión requerida. 

Un bailarín o un pianista repiten miles de veces hasta que lo tienen tan mecanizado que el cuerpo ha guardado conscientemente estos movimientos. Cuando en la carrera estudiaba flamenco había pasos que me costaban mucho hacer, me di cuenta que con la repetición y más repetición los pasos acaban saliendo fluidos ya que tu cuerpo lo ha tomado como suyos, en cuanto los tienes puedes llevar con facilidad el tempo y hacer los movimientos cada vez más lindos. Con el hábito nunca más tendrás que aprendértelo, el cuerpo lo tiene asociado.  

Lo mismo debemos sentir al actuar en teatro. El problema es cuando hemos logrado el hábito en escena y está mal interpretado, es decir hay un incorrecto estado emocional escénico. Se está haciendo incorrecto cuando la actriz o el actor se encuentra teatralizando, haciendo como que hace, pero no se encuentra sintiendo lo que el personaje requiere. 

¿Cómo usar el hábito a tu favor? 

No existe una formula exacta ya que el arte no es una ciencia y cada persona necesitará más o menos ensayos, pero aproximadamente se necesitan 10 con el correcto estado emocional escénico para poder tener el hábito correcto. De lo contrario si has realizado una función ante público con un estado emocional inadecuado es como hacer 10 ensayos erróneos, tendrás el hábito cogido, pero con un estado emocional escénico incorrecto.  

Un inciso. Puedes practicar el hábito escénico con alguna de las obras de mi libro Las palabras no entienden donde critico al reggaetón y otros géneros musicales. Prólogo Josefina Núñez y epílogo Brisa Fenoy. Las palabras no entienden.  

El hábito puede ser un arma de doble filo, en caso de usarlo mal puede cargarse las funciones de una obra, pero si se utiliza con sentido y en condiciones es de gran valor para las actrices y actores que lo desarrollen.  

Para saber qué estado emocional escénico necesitamos te diré como tendrá que ser: tiene que ocurrir durante el transcurso de la obra mientras el personaje va entrando en emoción hasta la llegada del climax, quiero decir que se consigue un estado emocional preciso con la ayuda del hábito y la adaptación progresiva 

 

 

 

El trabajo llevará a la soltura.  

 

 

 

 

 

Quiero comentarte algo, si te suscribes aquí (al newsletter del blog), serás la primera persona en estar informada sobre mi nuevo libro, el cual contiene 10 obras de teatro (de varios estilos) inspirado en su gran mayoría en el reggaetón (prólogo Josefina Núñez, epílogo Brisa Fenoy). A parte si te suscribes también recibirás ofertas de mis libros “Crea trabajo como intérprete” y “Manual de actuación”. 

 

Mis redes sociales: