Saltar al contenido

Siendo artista está prohibido no enfrentarse a la vida

abril 17, 2020
5 (100%) 1 vote

Numerosos científicos no consiguen entender cómo se producen las emociones humanas. Llegan a conocer el origen del funcionamiento físico y mental mediante las distintas partes del cerebro. Pero les resulta complicado entender las causas y efectos de los sentimientos y sus complejas conexiones con el pensamiento y la conducta. Como el artista, el psicólogo sigue investigando en la psique humana, en el alma. La diferencia es que el psicólogo lo hace como observador sin llegar a entrar de lleno en ellas y los artistas sintiéndolas.  

El carácter del individuo se crea a partir de unos rasgos específicos y su interacción con el entorno, esto hace que defina conceptos como el bien y el mal, la justicia o injusticia, la verdad y la mentira, el éxito y el fracaso entre muchos otros aspectos subjetivos. Para los intérpretes los cinco sentidos son las vías de nuestras percepciones tanto físicas como psicológicas. Vías hacia nuestro cuerpo, mente y alma. Te recomiendo este otro post que escribí hace unas semanas sobre los sentidos del intérprete en la actuación. Haz una actuación más rica usando tus 5 sentidos

Como artistas está completamente prohibido anular nuestros sentidos para “hacer frente” al mundo. Esto rompe la esencia de nuestro talento como actrices y actores. Nuestro talento radica en una intensa vulnerabilidad y sensibilidad. Esto también implica romper con la tontería de no llorar delante de desconocidos o no reírnos espontáneamente a carcajadas, esta espontaneidad hará más rico y genuinos a nuestros personajes.  

Está prohibido limitarte para no sentir la vida 

“Si queremos recuperar la inocencia del actor y las reacciones intuitivas, que son requisito para un instrumento flexible, genuino y emocionalmente válido, debemos quitarnos el velo y despojarnos del maquillaje y la máscara de cinismo con los que ocultamos el alma”. 

El diccionario define sensación como: una reacción psíquica y física, que se experimenta de manera subjetiva y que implica cambios psicológicos que predisponen al cuerpo para actuar enérgicamente. Ambas se ponen en funcionamiento a la vez. Las sensaciones físicas como el calor, el frío, cualquier dolor o la fatiga van acompañadas de sentimientos psicológicos, por ejemplo, un día de mucho calor puede hacer que te sientas cansado o que te encuentres enérgico. El olor a plástico puede hacerte sentir triste o romántico dependiendo de la asociación que hayas realizado según tu experiencia.   

Un inciso. Puedes enfrentarte al texto ejercitándote con alguna obra de mi libro Las Palabras no Entienden donde critico al reggaetón y otros géneros musicales. Prólogo Brisa Fenoy y epílogo Josefina Núñez. Las Palabras no Entienden.   

Es curioso que cuando definimos una emoción lo hacemos con términos físicos como, por ejemplo: Me sentí desnudo, fue como una bofetada en toda la cara, me sentí como si me hubieran dado una paliza. En conclusión, los sentimientos y emociones que nos invaden, las reacciones físicas y psicológicas a los estímulos externos, son el resultado de una acumulación de experiencias vitales.  

 

 

Cada individuo se enfrenta a la vida de forma única, como artista has de hacerlo.

 

 

Recuerda que la información de este post ha sido extraída del libro de Uta Hagen “Un reto para el actor”, en el cual el escritor del post (Alberto Arroyo) ha aterrizado los conceptos y añadido experiencias y comentarios personales en base a esta información.   

 

 

 

Quiero comentarte algo, si te suscribes aquí (al newsletter del blog), serás la primera persona en estar informada sobre mi nuevo libro, el cual contiene 10 obras de teatro (de varios estilos) inspirado en su gran mayoría en el reggaetón (prólogo Josefina Núñez, epílogo Brisa Fenoy). A parte si te suscribes también recibirás ofertas de mis libros “Crea trabajo como intérprete” y “Manual de actuación”. 

 

Mis redes sociales: