Saltar al contenido

La vida escénica no empieza y acaba en el escenario

febrero 9, 2021
Rate this post

Es importante llegar como mínimo 1 hora antes al teatro, aunque depende del actor y las veces que haya realizado la obra. Te concentras y creas un espacio de intimidad que junto a tu ritual puedas entrar sin problemas en escena con los objetivos del personaje. Siendo correctos en los tiempo tanto de entrada como de salida. Ya hablamos en el artículo anterior de cómo usar a nuestro favor los nervios y que estos no te dominen. Este artículo trajo algo de controversia en Facebook porque no creo que se llegara a entender la intención de usar los nervios a nuestro favor. No me refería a eliminarlos directamente, sino hacer que estos no te dominaran.

Para arrancar entre bambalinas y tener presente el contexto del personaje Hagen nos presenta en su libro “Un reto para el actor” tres preguntas muy útiles. “¿De dónde acabo de llegar y qué es lo que estaba haciendo? ¿Dónde estoy ahora y qué estoy haciendo aquí? ¿Adónde me dirijo y qué es lo que quiero hacer allí?”. Respondiendo estas preguntas y siendo consciente de ellas estarás preparado para el viaje escénico.

¿Cómo salir de escena?

El mayor problema en la salida de la escena es que bajamos o subimos mucho nuestra energía en la actuación. Siempre hemos de estar vivos encima del escenario, ni más ni menos. Para lograr esta vivacidad hasta el último momento hay que tener en cuenta que el personaje está dirigiéndose hacia un destino final. Tenerlo presente en tus últimos parlamentos y dejar tu actuación viva.

Entonces lo importante para estos últimos momentos en la escena es tener más presente que nunca la última pregunta que presenta Uta, de la cual hemos hablado unos párrafos anteriores. “¿Adónde me dirijo y qué es lo que quiero hacer allí cuando abandone el escenario?” Y es que no queremos que se nos lea en la frente que vamos a dejar la escena. Esto le suele suceder a actores y actrices en los que sus último momentos ante público derrochan mucha energía, como dando todas las fuerzas que le quedan, por si no hubiera sido suficiente. Denota claramente el final de sus intervenciones y es una conducta llamativa y horrenda para la actuación.

 

 

Salir y entrar a escena no es solo eso.

 

 

 

Recuerda que todos los miércoles y domingos en mi canal de YouTube nuevo vídeo recitando. ¡Suscríbete para no perdértelos! Canal de Alberto Arroyo. Y para amantes del teatro nuestro grupo de Facebook. Partenaire de teatro.

 

 

La información de este post ha sido extraída del libro de Uta Hagen “Un reto para el actor”, en el cual el escritor del post (Alberto Arroyo) ha aterrizado los conceptos y añadido experiencias y comentarios personales en base a esta información.   

 

 

 

Mis redes sociales: