Saltar al contenido

La influencia del entorno en el personaje

mayo 1, 2020
3 (60%) 2 votes

Cuando convives con alguien, ya sea tu pareja, compañero de piso, un familiar… tenéis delimitados los territorios que pertenecen a cada uno: dónde te sueles sentar, el vaso que más usas, el extremo de la cama donde duermes, el lugar en el frigorífico donde tienes tu comida, el espacio en la despensa. Sin haberlo hablado con anterioridad así ha sucedido. Cuando viene a casa un amigo íntimo sabrá cuál es tu lugar y donde no se puede sentar. Al llega a casa una persona por primera vez y sentarse en nuestro espacio, inconscientemente le intentamos disuadir. Al sentarte en el lugar donde no estás habituado te sientes extraño.  

Es muy interesante cuando visitamos una nueva casa, inconscientemente estamos analizándolo todo. Cuando hemos sido conscientes del espacio de la persona que nos acoge, empezamos a crear el nuestro. Vemos a que distancia tenemos la mesa, la posición de nuestro cuerpo en la silla, como de lejos tenemos la bebida, etc. Cuando vamos por segunda vez a esta casa ya hemos entendido este lenguaje y directamente nos colocamos como lo hicimos la primera vez.  

¿Cómo aplicar esto a la interpretación? 

Los estados psicológicos que sentirá nuestro personaje como el aburrimiento, el nerviosismo, la indecisión o la desesperación están sumamente ligados a nuestro conocimiento en el espacio. Te lo muestro con un ejemplo: cuando estás revisando unas facturas en el escritorio frente a tu ordenador, el estrés que te causa hará que lo hagas luchando con querer volver a la normalidad y sin ponerle foco te levantarás varias veces llegando a ir a los rincones donde más cómodo te sientas. Por esto hemos de conocer donde se mueve nuestro personaje en el espacio y que partes le son familiares.  

Un inciso. Puedes poner en práctica al personaje en su entorno con alguna obra de mi libro Las Palabras no Entienden donde critico al reggaetón y otros géneros musicales. Prólogo Brisa Fenoy y epílogo Josefina Núñez. Las Palabras no Entienden.    

Usando el mismo ejemplo, pero añadiendo la urgencia que podría tener esta escena en una obra. Nuestro personaje está mirando las facturas mientras espera a su representante quien tiene un trabajo muy importante que proponerle. El personaje se habrá levantado para mirar por la ventana, se habrá fumado un cigarrillo, antes habrá ordenado toda la habitación, pero, aunque tenga una actitud irracional, es una actitud lógica la cual hemos estudiado detalladamente para representarla tal cual. Todo ha de estar justificada por la lógica de la obra. 

 

 

Lo ilógico en escena es lógico. 

 

 

 

 

Recuerda que la información de este post ha sido extraída del libro de Uta Hagen “Un reto para el actor”, en el cual el escritor del post (Alberto Arroyo) ha aterrizado los conceptos y añadido experiencias y comentarios personales en base a esta información.   

 

 

 

Quiero comentarte algo, si te suscribes aquí (al newsletter del blog), serás la primera persona en estar informada sobre mi nuevo libro, el cual contiene 10 obras de teatro (de varios estilos) inspirado en su gran mayoría en el reggaetón (prólogo Josefina Núñez, epílogo Brisa Fenoy). A parte si te suscribes también recibirás ofertas de mis libros “Crea trabajo como intérprete” y “Manual de actuación”. 

 

Mis redes sociales: