Saltar al contenido

Jamás caigas en la monotonía al crear

diciembre 14, 2019
5/5 - (1 voto)

Estás viendo una obra muy buena, lo tiene todo, es explosiva, dinámica, muchos personajes, una escenografía increíble, la iluminación no puede ser mejor, la caracterización y la indumentaria es única, acaba el primer acto estás emocionado mientras esperas el segundo con ansias, pero es lo mismo, la obra tiene el mismo ritmo e intensidad, incluso los giros dramáticos son previsibles. Lo que ocurre con esta obra que empezó tan bien, es que es monótona, aunque todas las imágenes que nos muestren son espectaculares nosotros como público ya lo hemos visto en los actos anteriores. 

Ni una obra, ni un personaje puede empezar y acabar igual, no puedes pecar en la monotonía y si vas a esforzarte a hacer un cuadro de obra muy bueno es mejor que hagas una obra más o menos bien a un cuadro excelente, ya que repitiendo la formula el público se va a cansar y se acabará yendo con suerte para los comediantes porque en esta época no se tiran tomates. 

¿Qué hacer para no entrar en la monotonía? 

Tenemos que volver a hablar de la perspectiva, tema sobre el que ya escribí en un post anterior (¿Qué es la perspectiva en la actuación?) Es necesario que veamos la obra en su completo, que tengamos perspectiva. Por si no sabes que es la perspectiva: “Calculada y armónica correlación y distribución de las partes al abarcar la totalidad de la obra y del personaje”. 

Al conocer que es la perspectiva y saber usarla, llegamos a otro concepto necesario para que no se produzca el bucle que hablábamos y es la supertarea. Debemos ser conscientes de cuál es la supertarea tanto de la obra como de los personajes para comprenderlo en su totalidad y poder organizarnos y prepararnos como artistas.  

Pero volvamos a hablar de la perspectiva, porque tenemos que ser más detallados si desistimos caer en la monotonía. Podemos usar la perspectiva en tres ocasiones. 

  1. Perspectiva del pensamiento transmitido o perspectiva lógica. A esto me gusta llamarlo partitura de texto y será la perspectiva donde podamos ver el completo del texto en cuanto a entonaciones, palabras destacadas, pausas lógicas y donde realizaremos la división por compases. 
  2. Perspectiva en la transmisión de sentimientos complejos. Esto se refiere al subtexto, las imágenes interiores, el juego de la imaginación y todo lo que tiene que ver con analizar e indagar en el texto para transformarlo en intenciones y emociones. Para dedicarnos a esta perspectiva, debemos haber realizado antes la perspectiva lógica. 
  3. Perspectiva artística. La totalidad de la obra artística donde vemos ese colorido y fluidez donde no existe la división, sino que todo movimiento y texto es uno y brota naturalmente de la obra. 

 

La falta de perspectiva la solemos notar como espectadores al ver una película, leer un libro o ver una obra de teatro donde estamos comprendiendo progresivamente lo que se dice, pero aún no entendemos con claridad el compendio de ideas que nos muestran. 

 

 

 

Si te comprometes a crear, hazlo, no te repitas.  

 

 

 

 

 

Quiero comentarte algo, si te suscribes aquí (al newsletter del blog), serás la primera persona en estar informada sobre mi nuevo libro, el cual contiene 10 obras de teatro (de varios estilos) inspirado en su gran mayoría en el reggaetón (prólogo Josefina Núñez, epílogo Brisa Fenoy). A parte si te suscribes también recibirás ofertas de mis libros “Crea trabajo como intérprete” y “Manual de actuación”. 

 

Mis redes sociales: