Saltar al contenido

En escena nadie gana ni pierde solo se juega

octubre 4, 2018
5/5 - (1 voto)

La improvisación teatral podría definirse como dos fuerzas contrarias que entran en conflicto (sin entrar en tecnicismos) las cuales unas improvisaciones tienen más limitaciones que otras. 

Escribo este post porque quiero contarte lo que me ocurrió hace un tiempo, en una clase en la que estábamos realizando improvisaciones, Esto fue lo que pasó: La profesora dijo que la improvisación era teniendo como base, como somos nosotros en la realidad y partiendo de aquí que el protagonista tenga su deseo y el antagonista una necesidad. Pues desde este punto la improvisación comenzó y una de las dos actrices, la protagonista, fue directa a su objetivo sin haber pasado en la improvisación por el incidente desencadenante, sino nada más entrar en la escena fue a por el objetivo corriendo (literalmente).  

La profesora también dijo que había que ir a por el objetivo a por todas hasta conseguirlo, cosa con la que no estoy del todo en desacuerdo, pero claro si para ello las actrices van a acabar casi a ostias yo creo que no es necesario, hay métodos mediante la palabra/emoción con la que se puede llegar al conflicto sin necesidad de pegarse. 

Cuando la “improvisación” se acabó yo estaba muy tenso por lo que había ocurrido en escena y claramente le dije a la profesora que no creo primeramente que sea una improvisación debido a que una improvisación no deja de ser una escena y por ello debe haber un incidente desencadenante para que se pueda dar el conflicto de forma orgánica. Para mi más que una improvisación era un ejercicio en el que mediante la acción física llegaron a la emoción o a ese grado de tensión al que llegaron después de haber estado un rato forcejeando por el objeto.  

Ella defendía su ejercicio diciendo que estaba esperando que en algún momento de las improvisaciones ocurriese este momento de “lucha escénica”, le dije que la lucha en escena que pueda llegar a tener los personajes debe ser sana y a favor siempre del conflicto mediante la palabra/emoción y no una lucha literalmente a empujones.  

Esta profesora también denomina en las improvisaciones al personaje que ha conseguido su deseo o que haya podido continuar su actividad como ganador, claramente también le respondí a esto argumentándole que el teatro es grupo y compromiso, no es uno por encima del otro y quien ha conseguido su objetivo lo ha conseguido y ya está, pero no ha ganado nadie, es un término muy feo que lo que hace es subir el ego de uno bajar el del otro.  

Le comenté también que como profesora nosotros estamos aprendiendo de ella y es por ello por lo que debería darnos la herramienta para poder controlarnos y como no nos la dio en ese caso, que hubiera controlado a las compañeras que estaban realizando la actividad para que no se acabasen haciendo daño (que una de ellas se acabó haciendo daño) 

A la emoción hay que llegar en teatro de una forma continuada, no se puede pretender que alumnos de interpretación sin haber recibido las herramientas de cómo hacerlo intenten llegar al conflicto de repente sin haber realizado una evolución en escena de las emociones. 

Quizás este post no te haya aportado nada, pero yo quería preguntarte que te parece todo esto. Lo he escrito porque fue un momento de mucha tensión y el escribir me sana el alma. 

 

Aunque los personajes sean antagonistas el teatro es grupo y ambos deben buscar el conflicto. 

 

 

Recuerda que puedes suscribirte al newsletter de la web y así enterarte de los últimos posts que se publican en la web y estar a la última sobre todo lo que tiene que ver con el libro “cómo encontrar y crear trabajo como actor” que estoy escribiendo (habrá ofertas que solo conocerás si estas suscrito), ingresando tu correo y nombre aquí.  

Mis redes sociales: