Saltar al contenido

El funcionamiento de la mente al actuar

mayo 12, 2020
5 (100%) 1 vote

La mente de la actriz o del actor siempre ha de estar alerta. Al igual que el cuerpo tenemos que tenerla entrenada, entrenando la creatividad, leyendo, no haciéndonos daño con el consume de drogas ni otros excesos destructivos.  

Ser inteligente significa: poseer conocimientos y una capacidad de comprensión sólida, estar alerta y tener sentido común. Ser intelectual significa: guiarse principalmente por el intelecto más que por los sentimientos o la experiencia. Es importante saber estas definiciones ya que nos aclara aún más como debe pensar el artista, de forma inteligente dejando lo intelectual para los académicos y teóricos 

¿Qué mente ha de tener el intérprete al trabajar? 

Como explicaba anteriormente hemos de usar la inteligencia para entender la obra y no el intelecto ya que nos alejará de la parte emocional de nuestro cerebro. A su vez cuando trabajemos tenemos que estar concentrados y concienciados de ello, dejando a un lado nuestros temas personales y estando preparados para jugar. Sirve de gran ayuda realizar un rito que hará entrar en el ambiente de trabajo 

Hace un tiempo iba a grabar uno de los capítulos de mi serie “La Moraleja de la Vida”, justo antes de empezar a rodar había realizado una publicación en mis redes sociales, sin darme cuenta estaba pendiente del feedback que me daban mis seguidores, sin prestarle atención alguna al rodaje. Ese día no pude grabar por este tema, lo acabé postergando a otra fecha. Finalmente logré hacerlo cuando estuve mentalizado en el trabajo y sin distracciones. Aquí te dejo la primera temporada de mi serie La Moraleja de la Vida.

Todo lo que experimentamos física y psicológicamente está acompañado de un flujo de pensamientos constantes que suceden automáticamente. El actor no tiene que pensar, actuar es precisamente no pensar, hacer que fluya los pensamientos cuando se ha realizado una buena asociación de texto, cuerpo, objetos internos y demás cuestiones en los ensayos. Pongo un ejemplo: cuando estás hablando con alguien y sin querer le has tirado la copa que estaba sujetando, automáticamente pasan por tu cabeza una serie de pensamientos involuntarios que te hacen actuar a la par de estos pensamientos.  

Un inciso. Puedes trabajar los pensamientos del personaje con alguna obra de mi libro Las Palabras no Entienden donde critico al reggaetón y otros géneros musicales mediante 10 obras de teatro. Prólogo Brisa Fenoy y epílogo Josefina Núñez. Las Palabras no Entienden.      

En escena nunca se está “pensando”, siempre hay objetivo. Si el intérprete se levanta es porque va al escritorio, si se sienta es porque acaba de llegar a casa y lleva mucho tiempo andando en la calle. El pensamiento fluye intencionadamente tras el trabajo realizado. Bryan Cranston, el actor protagonista de Breaking Bad comentó en una entrevista una de sus peores experiencias en la profesión. Cuando estaba viendo cómo se ahogaba con su propio vómito uno de los personajes de la ficción, su mente le jugó una mala pasada colocando la cara de su hija en la del personaje que se ahogaba. Esto es peligroso, pero es un claro ejemplo de que el pensamiento al actuar ha de fluir. 

 

 

Una vez que el trabajo interno ha sido realizado solo hay que fluir. 

 

 

 

 

Recuerda que la información de este post ha sido extraída del libro de Uta Hagen “Un reto para el actor”, en el cual el escritor del post (Alberto Arroyo) ha aterrizado los conceptos y añadido experiencias y comentarios personales en base a esta información.   

 

 

 

Quiero comentarte algo, si te suscribes aquí (al newsletter del blog), serás la primera persona en estar informada sobre mi nuevo libro, el cual contiene 10 obras de teatro (de varios estilos) inspirado en su gran mayoría en el reggaetón (prólogo Josefina Núñez, epílogo Brisa Fenoy). A parte si te suscribes también recibirás ofertas de mis libros “Crea trabajo como intérprete” y “Manual de actuación”. 

 

Mis redes sociales: