Saltar al contenido

¿Diferencias entre la verdad en el arte y en la vida?

abril 9, 2020
5 (100%) 1 vote

Para lograr ver la diferencia entre la verdad en el arte y en la vida debemos conocer antes a dos tipos de actores. El actor formalista es quien ilustra superficialmente el cansancio, el dolor, los sudores, el resfriado, es quien suele sobrecargar. Un ejemplo para conocer a este tipo de actor es cuando el personaje ha de emborracharse, el actor toma alcohol real y con nada que haya bebido acabará exagerando los movimientos: su manera de tambalearse, balbucear, hablar, etc. El hecho de tomar alcohol no le dará la realidad que necesita su personaje.  

Por otro lado, nos encontramos con el actor naturalista, quien cae en la trampa de realizar las acciones de verdad. Un ejemplo de este actor es cuando dos actores tienen que realizar una escena de pelea y uno de los dos le pide al otro que le golpe de verdad, para que así este se tenga que defender de sus golpes. Corriendo el peligro de darse un golpe, caerse y perder el sentido de la obra. El público estará preocupado por los golpes que se estén dando los intérpretes, acabarán perdiendo la continuidad de la obra. 

Si cada vez que se hiciera un asesinato en escena se cometiera de verdad tendrían que estar cambiando de elenco cada poco tiempo, y es que esto que parece una estupidez es lo mismo que las situaciones anteriores. Igual de absurdo es usar cualquier realidad externa dentro del escenario. Por ejemplo, una plancha encendida, el público pensará: ¿cómo lo han hecho?”, “¿Es de verdad?” se habrá sacado al espectador de la trama  

¿Cómo usar la realidad en escena? 

Hemos de usar la realidad artística. Cuando se produce un desnudo en escena, el público asistente hará un análisis clínico sobre como es este cuerpo y estarán pendiente de si el actor es bueno disimulando su vergüenza. El espectador ha dejado de creer, ha salido de la obra para irse a su cabeza pensando en otras cuestiones que no deberían de ocuparle en ese momento.  

Un inciso. Puedes ejercitar la interpretación realista con alguna obra de mi libro Las Palabras no Entienden donde critico al reggaetón y otros géneros musicales. Prólogo Brisa Fenoy y epílogo Josefina Núñez. Las Palabras no Entienden.   

Si los intérpretes desean actuar con espontaneidad noche tras noche, esto se logra a base de trabajar y ensayar mucho, finalmente es una coreografía en la que cada detalle, desde las emociones, intenciones, gestos y movimientos están marcados con claridad. Este tipo de actores serían los realistas. El objetivo al actuar es ser fiel al arte y no a la vida de manera naturalista 

 

 

Marca las acciones para que se interprete la espontaneidad. 

 

 

Recuerda que la información de este post ha sido extraída del libro de Uta Hagen “Un reto para el actor”, en el cual el escritor del post (Alberto Arroyo) ha aterrizado los conceptos y añadido experiencias y comentarios personales en base a esta información.   

 

 

 

Quiero comentarte algo, si te suscribes aquí (al newsletter del blog), serás la primera persona en estar informada sobre mi nuevo libro, el cual contiene 10 obras de teatro (de varios estilos) inspirado en su gran mayoría en el reggaetón (prólogo Josefina Núñez, epílogo Brisa Fenoy). A parte si te suscribes también recibirás ofertas de mis libros “Crea trabajo como intérprete” y “Manual de actuación”. 

 

Mis redes sociales: