Saltar al contenido

¿Cómo interpretar textos clásicos?

enero 15, 2021
5/5 - (1 voto)

Un intérprete al actuar ha de decir el texto como si llevara en su cabeza mucho tiempo intentado ser expresado. Siendo un texto clásico este interés y naturalidad a la hora de declamarlo no ha de ser menos. Es complicado apropiarse completamente desde 0 de un nuevo lenguaje, pero este es el trabajo que hemos decidido hacer y cuando lo conseguimos nos invade la tranquilidad de haberlo realizado bien.

Estas formas de hablar son completamente extraordinarios para nosotros y nos es de vital importancia hacer parecer que surgen de entre nuestros labios como si fuese la primera vez que se nos ocurre aquello cuanto queremos decir. Este trabajo es arduo y requiere de un esfuerzo. Es lógico agobiarse la primera vez que tengas un texto dramático ante ti, pero lo que no puedes hacer es desistir, así no llegarás nunca a conseguir la naturalidad necesaria para la obra.

Las dos trampas donde nunca puedes caer

Existen dos trampas donde solemos caer los actores, en mi caso me ocurría antes de conocer cómo era la técnica teatral para interpretar textos clásicos. Una de las trampas es el actor que afronta el texto mostrándose indiferente ante la terminología poco corriente de la obra, caen en una actuación naturalista (actuar accionando de verdad) y la segunda trampa muestra al actor técnicamente, pule cada palabra y tira el texto técnicamente perfecto, pero sin ir más allá.

Un inciso. Puedes trabajar la comunicación con alguna obra de mi libro Entre tablas donde critico al deporte del Skateboard mediante 10 obras de teatro. Entre tablas

El objetivo para interpretar los textos clásicos es el mismo que el de un texto normal. Hemos de obviar el que esté escrito de una manera poco habitual para nosotros y partiendo de aquí trabajar como lo harías en un texto normal, es decir otorgándole la realidad psicológica y verdadera que es la causante de la acción verbal. Esto lo puedes ver más claro en el siguiente ejemplo: cuando escuchas por primera vez la palabras “buen rollo” te es raro, pero quizás quieras implementarla en tu lenguaje y la dices una vez, sientes vergüenza y no estás cómodo con ella, pero cuando la usas más veces ya forma parte de tu léxico a la hora de expresarte y de acompañar el mensaje que quieres transmitir. Lo mismo has de conseguir con el texto clásico. “No te centres en buscar la manera habitual en la que hablas sino una realidad adecuada a tu necesidad de hablar ahora, como si en este momento nunca hubiera hablado así”, como bien explica Uta Hagen en esta frase.

 

 

 

Haz que brote de ti esas palabras que fueron extrañas.

 

 

Teatro y más teatro en nuestro grupo de facebook. ¡Solo para amantes del teatro! Partenaire de teatro.

 

 

Recuerda que la información de este post ha sido extraída del libro de Uta Hagen “Un reto para el actor”, en el cual el escritor del post (Alberto Arroyo) ha aterrizado los conceptos y añadido experiencias y comentarios personales en base a esta información.   

 

 

 

Mis redes sociales: